Inicio Actualidad Desde el martes 12 se exhibirán en Ayacucho los nuevos hallazgos arqueológicos...

Desde el martes 12 se exhibirán en Ayacucho los nuevos hallazgos arqueológicos del imperio andino.

300

Vuelven los waris

Más de un centenar de piezas arqueológicas ocultas en el complejo arqueológico de Wari, en la ciudad de Ayacucho, fueron halladas por un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga (UNSCH).

Estas piezas forman parte de la exposición temporal “Wari. Nuevos hallazgos y descubrimientos del primer imperio andino”, organizada por la UNSCH. Con la dirección de los arqueólogos José Ochatoma y Martha Cabrera, la exposición difundirá la importancia que tuvo la ciudadela Wari. Además, contribuirá con el interés por proteger la riqueza desarrollada por los antiguos artesanos peruanos.

Diversos ornamentos

Los visitantes podrán apreciar piezas inéditas de carácter utilitario y ceremonial, tales como ornamentos personales en turquesa y lapislázuli; herramientas para la construcción de los edificios wari, incensarios y conchas marinas, entre otras reliquias.

La exposición reúne las evidencias más resaltantes descubiertas durante los años recientes en los sectores del complejo arqueológico de Wari denominados Vegachayuq Moqo, Monqachayuq, Chupapata, Capillapata y Cerro San Cristóbal.

Gracias a las excavaciones y el trabajo de investigación del equipo de arqueólogos se ha accedido a novedosa información acerca de los orígenes, organización socioeconómica y rituales sagrados y funerarios.

Sobre la ciudad

Wari fue una de las más grandes urbes del mundo durante los siglos VII y X. Actualmente, es la zona arqueológica más grande de la sierra peruana.

Se convirtió en la capital urbana de un poderoso Estado militar que conquistó un vasto imperio, seis siglos antes de que los incas aparecieran en el Cusco.

Se trata de una de las ciudades más grandes del área andina que contó con una estructura jerárquica con grupos de poder que construyeron gradualmente grandes edificaciones donde se asentaron los gobernantes, sacerdotes, militares, artesanos, especialistas y la población.

Era un emporio de riqueza donde los cuerpos de sus reyes muertos y sus allegados eran guardados y venerados en ostentosos mausoleos hechos con piedras finamente talladas. En la actualidad, hay partes de Wari que pueden ser visitadas, pero la ciudad como tal es casi invisible porque está literalmente enterrada y cubierta con vegetación de la zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí