Inicio Opinión y Entrevistas Ing. Carlos Flores Montes – Ilustre gallero del Perú

Ing. Carlos Flores Montes – Ilustre gallero del Perú [Artículo]

1422

Ate Vitarte, 27 de Agosto del 2004

Los gallos los tengo prácticamente metidos en los genes, porque mis dos abuelos fueron jugadores de gallos; yo soy de Andahuaylas – Apurímac pero mi familia viene del Cusco y también esta bien ligada a Lima, porque yo vengo de Montes y los Montes se afincaron básicamente en Apurímac tenían muchas haciendas y en parte del Cusco uno de mis tíos abuelos tenía casi todo Ñaña, Don Armando Montes de Peralta.

Ellos eran gente muy acomodada y notable de Lima, eran ministros de gobierno. Y básicamente todos eran aficionados a los toros, a los caballos o a los gallos. Mi familia tuvo mucha afición por los caballos y por los gallos. Don Armando Montes que tuvo toda la hacienda Ñaña y todo lo del frente Padre de Rodrigo Franco Montes, después los Risso, Pepe Risso Montes, tuvo la hacienda cuando heredó su esposa y nosotros nos quedamos en la sierra la otra rama de mi abuelo que dicho sea de paso, tenía un título nobiliario que lo tengo por herencia.

Tengo fotos dándole de comer a los gallos cuando tenía dos años en la hacienda de mi Padre, la hacienda Yaca en el río Pachachaca, cerca al río Apurímac y ahí venían un montón de criadores del Cusco y mi Padre no le gustaba jugar mucho, pero venían a comprarle los gallos. En la sierra la afición era gallos a navaja, pero básicamente, la afición era alimentada de Lima, porque me acuerdo que mi Padre tenía muchos amigos en Lima; iba mucho a las haciendas porque iba a comprar ganado, sementales, caballos de paso y tenía mucha amistad con gente hacendada de acá y llevaba todos los pies de cría de los gallos de la Costa, de Cillóniz de la hacienda San José de Chincha, después me acuerdo de un tío mío que jugaba mucho acá en Sandia; él era el que lo piloteaba; después iba donde Don Fernando Graña a Huando, donde Mariano Ramos en Cañete y llevaba los gallos y sacaba cría.

El problema en la Sierra para criar gallos, es el clima y la ventaja que tenía mi Padre es que la hacienda quedaba en un clima muy cálido en un valle interandino bien abrigado y tenía casi 1,000 metros de altura, casi como Chosica; habían varios valles por el estilo. Otro valle de gente gallera, era el valle del río Apurímac entre el Cusco y Abancay, hay una parte que es muy, muy cálida se llama quebrada honda donde está Curahuasi, la tierra del anís, era otro valle muy fuerte en crianza de gallos y de esas zonas en el Cusco era casi imposible criar por la altura y el frío. En Andahuaylas igual, las zonas donde quedan las ciudades, son clima frío de altura.

 

La muda y la crianza, era igual que acá, pero el único problema que yo me acuerdo es que los gallos al descrestarlos sangraban demasiado y he escuchado de un amigo en el Ecuador, que le sucede lo mismo, no se si es por la latitud, o altitud o por algo, sangran demasiado y se supone que en las peleas, por las heridas se desangraban con mucha facilidad. Por alguna razón es algo que no me he preocupado en aclarar, pero es un recuerdo que tengo de niño, y era un tremendo problema y allá no se descrestaba como acá que se desbarban y desaretan, descrestan y en la sierra con las justas se quitaba con Gillette la barbita y la cresta con mucho cuidado, porque había un problema para detener la hemorragia. No era un asunto de alimentación sino del clima.

Jorge González Vigil que la Mamá era ecuatoriana y el Papá era muy amigo de mi Padre, hermano de Arístides, el Papá de ellos era muy amigo de mi Padre y Jorge una vez comentando me dice que estuvo un tiempo en el Ecuador y me dice que el único problema para descrestar los gallos era que se producía una hemorragia de los demonios. De repente es la altura, habría que ver a dónde se refería. Puede ser que hay menos presión atmosférica pero mayor presión sanguínea. Había que ponerles hierbas y cenizas y amarrarles a veces hasta que cicatrice.

La alimentación a base de maíz y los gallos se alimentaban poco como abastecimiento, porque vivían en el campo como ganado, en la chacra habían huertas de naranjas, de paltos, cañaverales ellos comían grano y complementaban la alimentación en el campo. La casta, fundamentalmente venía del gallo piquero y en ese tiempo el gallo piquero no era el gallo piquero que actualmente vemos. Me acuerdo, el gallo piquero que había en la época de mis abuelos, era un gallo oriental grande y no banquivoide chiquitos, un amalayado, que le decían chileno.

Con el correr del tiempo, mi Padre decía “he visto en Cañete unos gallos…” hubo una corriente de gallos que apareció en Apurímac criados por un señor Samanez que fueron unos gallos temibles en todo el Sur llamados los Farrucos. La historia es un poco larga sobre el origen de los Farrucos, pero básicamente fue una línea de gallos orientales que se criaron e imbridaron en esa zona, en una hacienda de un Señor Samanez. Él llevó de la Costa no recuerdo de qué criador, que tenía plumas blancas en la cola y en el ala y tenía la pata amarilla que era muy poca y casi no habían patas amarillas y estaca negra.

Lo común era la pata celeste, la pata verdosa que era el gallo que traían con Inglés. Habían dos tipos de gallo: el castizón o chileno y el gallo Inglés que le llamaban al bankivoide, cola larga, al parche blanco, al de cresta simple, a ese le llamaban Inglés no sé porqué razón o a alguien se le ocurrió llamarlo gallo Inglés. Hasta ahora en la Sierra, es muy común nombrar ese tipo de gallo como Inglés. Ese movimiento, era un asunto comercial, jurídico, político, muy conectado a Lima básicamente, sobre todo en ese tema de los gallos y los caballos.

El caballo de paso igualito, venía de la Costa, porque allá están los caballos Morochucos de la puna que son chiquitos; el caballo de paso tenía que adaptarse a la altura. El caballo Morochuco es fuerte mientras que el caballo de paso para las quebradas y haciendas que son bastante llanas, no hay problema. El problema era adaptarlos a viajes largos y en ese tiempo nosotros habíamos participado también de las cacerías a caballo y venía gente de Lima también eran todos galleros y eran amigos de mi Padre. Recuerdo un Señor Pomar que tenía media cabeza de metal y me impresionaba; era cazador del África iban un montón de gente a cazar venados y ciervos a la cordillera y hacíamos una especie de un Safari y ahí íbamos en los caballos Morochucos, en los caballos serranos porque los otros caballos no podían trepar la cordillera de ninguna manera.

La subida hacia Apurímac era por Nazca; por Pisco, se iba a la otra parte de Ayacucho, por el otro lado y después hizo Belaunde la carretera entre Chalhuanca y Abancay estaba mi hacienda. Los toros y los gallos son aficiones heredadas de los españoles y como comprenderás también la variante del Yawar Fiesta que describe Arguedas con el cóndor sobre el toro, viene directamente de mi pueblo de Andahuaylas y Arguedas era Andahuaylino, compañero de colegio de mi Padre, fueron muy amigos y guardo cartas de Arguedas a mi Padre.

Antes la actividad comercial minera, era muy fuerte entre los pueblos de la sierra antes que con la Costa, entonces en los caminos hace no mucho estando mi Padre de alcalde en Andahuaylas, estaban abriendo un camino con un tractor y cayó un “petaca” un bulto de cuero, cayó ladera abajo hacia el río y derramó en todo el camino monedas de oro amarillas. Cada moneda al final, costaba 20, o 30,000 dólares y todo el pueblo se llenó de monedas y empezaron a vender por un sol al principio pero después vino la fiebre de los coleccionistas y ese era el camino de los españoles desde la conquista. No habían coliseos estables, salvo en algunos sitios que sí habían, como en Abancay, pero normalmente las peleas de gallos eran alrededor de la fiesta del 28 de Julio esa era la fiesta principal.

En ese tiempo, se retaban jugadas y eran básicamente representaban por localidades y provincias. No era fulano contra zutano, sino, era Abancay contra Andahuaylas; pueblo contra pueblo. Aparte del interés económico que no era muy significativo, se jugaba el honor de haber ganado. En las apuestas no se decía “voy al gallo de fulano”, sino, “voy Andahuaylas”, “voy Abancay”, “voy al Cusco”, “voy Arequipa” venían de todas partes y eran las famosas jugadas de 3 , 4 días seguidos; eran campeonatos pero de jugadas, dependiendo de los participantes; por ejemplo, venían de unos pueblitos del Cusco que recuerdo eran muy galleros de Mollepata, Limatambo, el mismo Cusco que venía gente que compraba los gallos de mi Padre, de Andahuaylas, Abancay, Curahuasi y de varios Distritos de la zona.

Se juntaban los notables y hacían una selección, de fulano y zutano con gallo que ya habían peleado que tenían plaza en campeonatos internos, venían y hacían su selección y hacían una gran jugada que rotaba desde Andahuaylas, después en Abancay y así sucesivamente en cada pueblo en que iba una mancha a la fiesta. Siempre las mismas reglas y las jugada 7/4. El que campeonaba, se llevaba la sede y organizaba al siguiente año. Los gallos los llevaban en canastas en acémilas aunque ya vi poco eso en mi época ya había carretera y automóviles. Los gallos de la zona eran exactamente lo mismo que los de la Costa.

Tenía mucha ventaja jugar un gallo de allá, porque estaba aclimatado. Ahora jugar en cualquier sitio, es casi lo mismo; te vas a una final en Huanta o en Ayacucho y juegas contra todos los de Lima que van ahí por premios económicos fuertes y todo el mundo tiene ese interés económico que vas a la punta del cerro y te encuentras con lo mejorcito de Lima. No hay gallero pequeño y que voy a jugar la final en Ica. Respecto a las armas, tengo gran envidia a los piqueros en ese sentido, pues hay una total desorganización, un desbande general en la afición de gallos a navaja, con relación al arma. Hay mucha injusticia en ese aspecto; el que tiene más dinero, el que tiene más posibilidad, tiene el arma más eficiente, más ofensiva y esa es una ventaja que no debería darse; inclusive hay ventajas anti reglamentarias y eso no se puede permitir, no es justo; entonces es suficiente que el gallo tenga alguna superioridad innata a él, mas no al arma.

En todos los reglamentos, en todas las aficiones se parte en que el combate es un duelo de dos animales y si vas al diccionario, las armas son exactamente iguales. Tengo hasta hora las pistolas de mi abuelo que son mellizas, exactamente iguales y lo que queda es la habilidad del hombre. Exactamente, eso se trató de uniformizar en la elaboración del último reglamento que tuve la oportunidad de participar en su elaboración que es el vigente. En ese reglamento que fue muy observado por gente que no se había preocupado en analizar los temas en profundidad, empezaron a criticar el reglamento sin ni siquiera haberlo leído y te voy a decir algo personal que viene de un aspecto tal vez racista, pero hay una discriminación por el objeto de que yo tengo mucho orgullo de mi origen serrano lo manifiesto y lo digo y a mucha gente de acá no le gusta posiblemente que un serrano haya hecho un reglamento, que un serrano tenga éxito relativamente, entonces ese aspecto ha hecho que el reglamento haya sido un poco rechazado por la cúpula que existe en la afición de navaja.

Ese reglamento fue elaborado con un criterio totalmente justo y recto; yo me encontré entre la espada y la pared, por cuanto los empresarios de coliseos, se me tiraron encima, por cuanto también les obligué de que el premio, haciendo un análisis simple de la parte económica del evento, yo le hice una pregunta a un señor apostador que en ese momento se jugaba mucho dinero y se movían miles de dólares en apuesta y comentando con uno me dice, “he perdido 12,000 dólares”, el otro me dice, “he perdido 20,000” y ¿Quién gana?, entonces empecé a hacer elucubraciones y matemáticas por mi profesión de Ingeniero; entonces si este señor ha perdido y este también ha perdido, porque básicamente eran contendores en apuestas y le dan vueltas a la apuesta y ¿dónde estaba la plata?, el corredor tenía toda la plata de los dos juntos.

El corredor creo que por pelea para al empresario 20 o 30 dólares y quien se la lleva es el empresario y quien se lleva las entradas es el empresario, quien se lleva el restaurante, cervezas y más gollorías, es el empresario y ¿para quien criamos todos nosotros? ¿Para quién trabajamos los gallos? Yo tengo mis gallos que me pagan 200 o 300 dólares, así me pagan. Cuando voy al coliseo, voy con 6 gallos más la inscripción que tengo que pagar que son más o menos 100 dólares; estoy llevando 1,800 dólares, más 100 dólares de inscripción, 1,900 más mi consumo, más el pago al careador, más el pago al que me afiló las navajas, son 2,000 dólares que estoy regalando al señor empresario, para hacer el espectáculo. 2,000 dólares cada vez que voy a jugar y de los 16 participantes, uno es el que gana el premio y ¿los 15 restantes?

Con el gallo muerto, con la plata perdida, con la moral en el suelo, con el ánimo caído, vienen a su casa a analizar su derrota y todo ese sacrificio y esfuerzo y dinero ¿Quién se lo lleva?. Yo puse en el reglamento que en el monto que se reparte como premio, debería entrar un porcentaje y le puse poquísimo y pusieron el grito en el cielo; el que organiza, debería decir, bueno, de las inscripciones, vale tanto y mínimo el 25% de ese monto recaudado, debe ponerlo el empresario de todo ese beneficio económico que él usufructúa, debería poner ese capital como premio a los criadores que van a jugar sus gallos y sale un premio consuelo a los que han ganado una pelea o han perdido, en fin ya se verá la forma de repartir; entonces se me voltearon todos porque yo tenía ciertas amistades políticas y me miraban mal. Y los otros, que Flórez ha hecho el reglamento que se cree la mamá de Tarzán, entonces si no lo ha hecho nadie, lo hice yo.

| Fernando Graña buscaba la exquisitez en sus animales; eran animales bellos. Él se contentaba con que salgan a la cancha y los aplaudan y ahí terminaba la función muchas veces y un día estaban yendo con Fito a la gran final y yo estaba presente, entonces en el costalillo que llevaba los gallos de Graña, uno de ellos se había roto la pluma larga de la cola y era el gran gallo para cerrar la final y don Fernando decía, “no ese gallo ya no puede salir”, saquen ese gallo blanco que está ahí, pero no es igual, “no importa, vas a ver cómo lo van a aplaudir”; pero faltando unos años para su desaparición, le dijo a Fito, “consígueme 5 gallinas de Chino chico”, cruzó sus gallos y empezó a ganar y ahí recién la gente hablaba muy bien de sus gallos y cuando él se muere.

La gran pollada de Graña, fueron animales extraordinarios, casi imbatibles. El origen de mis gallos, viene de un animal de él. Fito, era egoísta; entonces la viuda le dice que se encargue de distribuir los animales de Fernando entre sus amigos, él cogió los mejores y había un pollón que estaba encasillado sin desbarbar y tenía unas pumas salidas, a la partida y decía, este gallo cómo se le ha escapado a Fernando, porque por un dedito o una plumita, lo mataba; “ya ese es para ti” me dice Fito y “escógete una gallina” pero “no te voy a dar el pedigree” por qué eres muy sapo, muy zorro viejo, pero para mí igualito y lo utilicé como pie de cría.

La amistad con Fito me dio mayor profundidad para la crianza y más armas de una crianza seria. Teníamos un intercambio epistolar. Guillermo Navarro, ha heredado los gallos de José Luis Pérez, falleció hace muchos años y hace muchos años que Navarro no pinta ni ata ni desata. La cría le ha durado en cuanto duraron los genes almacenados tan puramente y se le fueron diluyendo con el tiempo. Lo que hizo este señor Navarro, fue justamente apoyarse con este negrito de Ica y si tú conversaras con él, te va a aclarar todo el fenómeno de Navarro. Pipo Robres agarraba muchos animales míos y de Fito, desde hace años.

Él persigue mucho mi línea; él me dice que “mis gallos pegan muy bien con los suyos”; justo el último campeonato estuvo con Álvaro y conmigo y apenas salió el gallo, me dijo: “ese gallo tiene que ser un monstruo, porque tiene todo el tipo del Cola Real” y le llama Cola Real que viene de esa línea de la gallina que te comentaba que era hija de un gallo mío sacado por Pipo Robles que yo quería que me la prestara y me la dio y yo la trabajé acá y le entregué los hijos a Álvaro que la prestó para Piura, de Sullana y me la mandó en avión, es la línea del Cola Real, en agradecimiento a su gesto. Ahora tengo unos cien gallos en casilla, pero antes tenía 200 que es un número adecuado para mantener un galpón en primer nivel y si puedes tener más es mejor. Por ejemplo, Álvaro Añaños tiene 8 colaboradores con sus corrales de cría, casilla, en preparación y tiene 300 gallos encerrados y juega aquí, en la china, en Huancayo, en Cusco, en Ayacucho los 300 gallos, los juega todos. José Antonio Otero, tiene buenos gallos, pero se ha quedado con un pleito muy antiguo.

Entre comprar y criar y jugar para ganar una plata, se supone que nadie te vende el gran gallo; pero si compras lotes, son de un nivel inferior y en esto de los gallos, interviene mucho la suerte y mucho la eficiencia. Este año he jugado dos frentes, he jugado 16 gallos y 13 han ganado, dos han perdido y uno ha empatado. Me remito a la frase de Fito Matellini: “con el gran gallo, busca la suerte”. Con población, ahí viene la eficiencia de cada criador, por ejemplo Fito, tenía una eficiencia muy baja; él criaba 300 pollos y sacaba 30 gallos a la cancha, pero los 30 eran fuera de serie. Antes yo sacaba 300 o 400 pollos al año; pero este año, voy a sacar 150 pollos, porque no tengo tiempo para jugarlos; estoy en la final de Mamacona, en la final de Huaral y no quiero jugar más y tengo fácil 50 gallos que me sobran.

No quiero estar en ese plan de jugar por jugar; esta noche voy a ir a jugar al cono Norte con Marco Segura. Tú clasificas en el cono Norte y juegas la final en Sandia, vamos por el aeropuerto a llevar un gallito como para salir del paso y esa es la forma que no me gusta jugar. En la época que terminó Cañete de ser la hegemonía en gallos, pasó a Huaral y era una potencia; ahora no se qué ha pasado; o hemos subido mucho nosotros, o ellos se han quedado. Actualmente, además de Lima, es muy competitivo en gallos, Ica, por Pipo Robles que tiene su gente y tiene un grupo que le dicen “La Mafia” y gana todos los campeonatos y viven de eso; juegan en todas partes.

Chincha siempre fue siempre; ahí están los Grimaldi que son emblemáticos, ahora está Peláez. Termino de contar la historia del ala de pato de Graña, que le puse el Fantasma, porque era el nombre del galpón de Graña “El Fantasma de Huando”; y ese mismo año, juega el campeonato del Polo, un campeonato de mucho éxito y juega Graña la final, contra Peter Koeklyn que jugaba con gallos de Roberto Kuan. Un año antes de este campeonato, fuimos al galpón de Roberto Kuan y nos regaló una pollita a cada uno de los que habíamos ido a visitarlo y criaba donde Fito y Roberto es uno de los buenos criadores de Cañete y nos regaló una bolsita a mí, a Pancho Picone, a Perico Rosel, a Rubén Balsa, a Navarro.

A los dos años jugó el campeonato del Polo contra Graña y le gana a Graña esa final y la pollita que me toca a mí era hermana de ese gallo campeón, que se llamaba la Pata blanca y el primer cruce que se me ocurrió, era del gallo de Graña, el 4 alas con la gallina Pata blanca y de ahí nace el Shogun y de ahí viene mi línea manejada durante 30 años, viene en base a eso que es lo que he mantenido por los dos lados, porque me salían de dos tipos, unos prietos por la gallina que tenía las patas blancas y era negra y unos medio doradones del gallo que era dorado. Entonces le llamé Farrucos a una línea que salía de los prietos que eran hermanos de camada, pero los seleccionaba por tipo que se pegaban a la mamá y se pegaban al papá y sí fui manejando esa línea por muchos años en consanguíneo, pero con el fenotipo distinto y todos creían que Farruco era una línea y Shogun era otra, pero son exactamente lo mismo y hasta ahora los tengo.

Muertos Fito, Perico Rosel, Pepe Dulanto, con Jaime Fernandez Stoll se puede hablar bastante, pero no tiene el concepto muy claro de la consanguinidad. Él cruza mucho, diluye mucho, regresa mucho para atrás; refresca mucho con Mexicano y Americano y sus gallitos son chiquitos. Es el eterno probador; se está convirtiendo en una fuente a donde puedes ir para refrescar; él maneja 4 o 5 líneas antiguas interesantes; él le llama resacado haciendo un imbridaje sencillo cuando se repite una vez, para él es suficiente; tiene el concepto antiguo. Cuando venían y me decían “véndame una gallinita y un gallo para cruzar entre ellos, pero que no vayan a ser parientes”. Claro que el problema es que un método consanguíneo cuando no está bien seleccionado, trae problemas; la consanguinidad hace aflorar lo bueno y lo malo y si tu material no es bueno, te hace aflorar todo lo indeseable.

Es la virtud de tener consanguíneos vigorosos y buenos y tu trabajo consiste en mantenerlos. Me ha pasado que si tengo consanguíneos y he hecho mucha consanguinidad con algunas líneas que quería mantener y se han debilitado y les han salido un montón de taras y han salido animales que no querían hacer cara y se enferman de todo. Y si sacar un consanguíneo fuerte y vigoroso, te sacaste la lotería, porque ese es el padrillo y esa es la gran gallina, en base a selección, observación y suerte. De acuerdo a la modalidad de pelea, hay un tipo de navaja para cada gallo. De acuerdo a este diseño de navaja, el punto de calzado siempre se mantiene en la línea de la caña y la particularidad es que he observado a través de los años que las puñaladas muy comunes son las puñaladas de calzoncillo que es una puñalada recta que no entra al tórax, pero que atraviesa directo en el encuentro y le abre al gallo todito.

Pero si la navaja tuviese el punto hacia adentro, guiaría el corte hacia las vísceras y por eso prohibido este otro tipo de navaja, porque esta navaja es mucho más ofensiva. La hoja de olivo si la comparas con una navaja, no tiene nada que ver con una navaja, es una hoja alabiada de doble cintura; quizás la hoja de eucalipto. Más propiamente debería decirse hoja de eucalipto, porque esa sí es una navaja perfecta. Dionisio Jiménez fue un gran herrero que agarró un buen temple del hierro y él fue el primero en quitarle la doble vena, es decir, puso superficie plana en un lado. Las navajas antiguas eran de doble vena. Si a la navaja le haces un corte transversal, verás que si fuese de doble vena, el filo sería mucho menor. Este señor le sacó medio ángulo y lo convirtió en filo.

Los mexicanos han hecho que la navaja tenga menos cintura y por lo tanto haya más filo y la navaja no es tan pesada y tiene menos material que la antigua. Cuando se va asentando las navajas, una de doble vena dura menos usos, pues se vuelve circular porque el ángulo de la vena está muy cerca al filo y eso hace al arma mucho más ofensiva. Esta navaja, es prácticamente un punzón, funciona bien para gallo chiquito y tiene menos de siete centímetros. Un arma más chica es más fácil de manejar varias veces. Lo que sí se debe reglamentar es la ofensividad del arma y está dada básicamente por el material de la navaja. Un filo que sea permanente y que no se vaya, es mucho chance.

No tiene la culpa un gallo que el que lo amarra, no sepa dónde está el sitio más eficiente para que funcione la navaja; pero ya no es cuestión del reglamento, sino, es cuestión del calzador. No es necesario que el armador esté presente durante los topes, porque básicamente él debe amarrar buscando la mayor eficiencia del arma y hay un sitio donde la hoja es más eficiente. Yo he visto amarrar a los mejores amarradores de Sandia antiguo y me preguntaba, porqué unos amarran mejor que otros y porqué unos amarran más eficientemente un gallo grande y porqué el otro amarra mucho más eficientemente un gallo chico y cuando el que amarra un gallo grande amarra un gallo chico, la navaja trabaja mucho y si el que amarra un gallo chico, amarra gallo grande, también sufre mucho y por eso cada uno tenía su especialidad y llegamos a la conclusión de que el tema era el siguiente: las estacas de los gallos, varían de altura considerablemente nunca el gallo tiene la misma altura de estaca con respecto al nacimiento del dedo.

Unas estacas están más arriba y otras están más abajo; por ejemplo, esta es una estaca bien alta; hay otras estacas que están bien pegaditas y desde el punto de vista físico y eso está probado por la última navaja americana que han traído que sale de la pata y llega al suelo y es súper asesina y tiene una potencia impresionante, la Fulldrop y esa navaja, tiene la particularidad de que físicamente, tiene la máxima potencia de una palanca. La potencia en física, es fuerza por distancia. La fuerza, está dada por la masa muscular y la distancia es del centro de gravedad de esa masa al punto de aplicación de la fuerza. El punto de aplicación es donde nace la navaja. Si la navaja la hago nacer acá arriba, tiene menos potencia por lógica porque está pegando ponle 10Kgs de fuerza, por 5cmts.; pero si le pongo los mismos 10Kgs a 15ctms o 12ctms, la potencia es mayor en este punto; por eso es que cuando un gallo patea en un casillero, se destroza el dedo, porque ahí se efectúa la máxima potencia.

Estos señores dicen que la navaja más curva es más ofensiva, lo cual es mentira, porque está pegando con el costado. Si estuviera más abierta, pegaría mejor con la punta; entonces si tengo la navaja más abajo, va a ser mucho más ofensiva y si la tengo para efectos de salida, si necesitas hacerle una curvatura para efecto de herida amplia, porque cuando la navaja entra, funciona el filo de afuera y cuando la navaja sale, sale con el otro lado del filo. Pero si fuera la navaja recta, es como un clavo, entonces necesita tener esa curvatura para ese efecto y si la navaja como la americana, donde entra destroza y con la potencia que tiene ese punto, es una navaja perfecta de máxima eficiencia. Para eso tenemos que ponernos de acuerdo, a que nivel de ofensividad queremos jugar.

Respecto a la posición de la navaja, que todo el mundo habla del punto de la navaja, porque por la holladita que se supone que es el punto, puedo hacer pasar infinidad de planos de acuerdo a la trayectoria desde que sale de la pata, hasta la punta, siendo la navaja un plano. En geometría, para fijar un plano, necesitas 3 puntos; la navaja está en tres dimensiones y no en un plano. Un solo plano pasa por esos tres puntos, no puede pasar otro. Con un solo punto que es la hollada, no es posible fijar ningún plano. La navaja geométricamente hablando, es un plano; todo el trabajo está en ubicar los tres puntos que los divide en tres partes o en tres tercios.

El primer tercio, hacia el dedo chico anterior externo y el tercer punto, está ubicado a 90 grados de la pata del punto del nacimiento del dedo, es decir en el eje de la pata. Tus tres puntos, los puedes simplificar en una recta y un punto fuera del plano. La proyección de ese plano, es el eje de la pata que es el centro mismo de la caña, con el punto que pasa, todos los animales tienen el mismo eje de la pata y el tercer punto de referencia es una recta que salga desde el nacimiento del dedo, con 90° para acá, a la altura de tu navaja, o dónde vas a poner tu navaja. Ahí recién tu navaja está fija. Los mejores amarradores me han enseñado a amarrar la navaja y producto de mi observación.

Donde saco mi conclusión, es de un señor que amarraba bien, pero no sabía enseñarme porqué y cómo determinaba la posición; un día con Jorge Montes, le compramos la pata del gallo amarrado con la navaja puesta; véndame su navaja y de ahí estudiamos el punto cómo amarraba, porque no sabía explicar su nombre es Don Carlos Montero y todos sus gallos ganaban; era el maestro de los amarradores. Esta posición de la navaja, es producto de él. El amarrador de Álvaro Añaños, cuando salía a la cancha a amarrar, todo el mundo le daban contra, el es Marco Segura y hará dos meses, lo he agarrado y le he explicado. Gallos que pateaban bien y perdían y tenía las navajas de Fico Calmet y Ciurlizza de Huaral y ya no sabían qué hacer.

Ahora anda a Sandia y ve cuando amarra Marco Segura, de un solo tiro mira cómo el otro gallo cae seco fulminado en el sitio. Ya está amarrando bien, ya me amarra a mí. Los amarradores buenos, tienen el método bueno, pero no saben cómo explicarte, no saben cómo enseñarte. El primer pilar, son los genes adecuados seleccionados con cualidades transmisibles. Segundo es el arma y el manejo del arma. En un animal reproductor, no varía la calidad de sus genes, por variaciones en la alimentación; lo que varía es su estado físico; no tiene energía y punto. Yo pico, en este aspecto es donde aparece la gran diferencia, lo demás es similar, menos el aspecto de la preparación por lógica el gallo de pico requiere una pelea de fondo y el gallo de navaja, no y cada vez se hace más evidente con la ofensividad de la navaja.

El gallo navajero debe pegar dos o tres veces y ahí debe terminar su pleito y en las peleas esos dos o tres tiros que peguen esas son las definitorias generalmente, sin que esto signifique que vas a jugar un gallo totalmente fuera de forma. Por eso que necesitas que el gallo está nada más que en un estado natural; con estar en un estado natural atlético, es más que suficiente. Los pollos hay que criarlos en semi libertad, jamás encierro un pollo, hasta que llegue a una mayor edad. Además, en el gallo navajero, los hombres insustituibles son los preparadores y venían para cada campaña a preparar los gallos; generalmente decían, este gallo todavía no está, le falta y cuando uno lo cogía, era como si estuviera gordo y yo decía, a qué llaman preparar, a bajarlo de peso?; oye ese está gordo todavía dale más preparación durante dos semanas más, cincuenta vueltas para acá, cincuenta vueltas para allá, y ahora sí está en el peso y ya está preparado y yo decía ese es un error tremendo, darles una mala alimentación que los engorda y darle preparación para bajarlo de peso con ejercicios. Todo el que llama preparar gallos, hace eso.

Ahorita para jugar uno en la noche, he separado cuatro gallos y ahí me voy a dar cuenta, cual quiere jugar hoy día. Le pongo un picador y veo cómo está pegando, con que dureza, con que poder, con que ganas viene, entonces elijo y lo comprueba en el momento, porque sabes que el estado es una curva con el tiempo, podría estar hoy día y mañana no, o pasado ya no. Tengo para el gallo, una jaba de arena y una de paja; la arena a parte que se revuelca el animal, busca las piedritas para el buche que es indispensable para la molleja, porque cuando el animal no tiene mucho tiempo en tierra, cuando llega a la arena del ruedo, está buscando las piedritas para la molleja, aparte de que la arena, es el baño natural del gallo, es un ejercicio de soltura natural.

En lugar de corretearlo, el gallo se revuelca a su gusto, a su manera, incluso elimina el semen sobrante que tiene. Cuando se revuelca el gallo, se masturba, cosa que no debe hacerlo muy próximo a la pelea. Roto al gallo de casilleros, por lógica el gallo se aburre de estar en el mismo sitio, lo llevo de la arena a la paja y así sucesivamente. El gallo que voy a llevar tiene que estar una semana por lo menos en paja, para que no se bañe y esté abrigadito, porque es una cama más cómoda y abrigada. La arena es fría.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí