Tradiciones iqueñas en el Bicentenario: Las peleas de gallos – Por Juan Carlos Romaní [ARTÍCULO]

0
476

Escribe: Luis Raúl Flores (+)

Esta tradición, en razón de su alto costo económico, la inician los hacendados iqueños porque eran los únicos que podían alimentar, cuidar y preparar a un gallo de pelea; como se conoce el gallo es el rey de todas las aves; todos los animales de la creación, menos el gallo, huyen o se someten ante el animal más fuerte.

Antaño en Ica, en el ángulo formado por la intersección del barrio “el tamarindo” y la calle “arrancha capa” es decir, entre las actuales calles Loreto y Apurímac estaba el inigualable, el añorado, el moderno y siempre recordado Coliseo Fasces donde todos los domingos del año se realizaban peleas de gallos.

Años antes las peleas se realizaban en el solar “las Palmitas” que quedaba en la esquina de las calles Municipalidad y Grau. Las peleas de gallos es la riña, hasta morir, entre dos gallos de pelea, preparados adecuadamente para tal efecto, así por ejemplo tienen que acondicionarles un gallinero hasta que tenga año y medio de edad, época en que el gallo es adulto y está en condiciones de pelear porque ha alcanzado la plenitud de sus aptitudes.

A esta edad tienen que llevarlo a un galpón especial donde pueda dormir tranquilamente, beber agua limpia y fresca, además de alimentarse con granos de maíz blanco seleccionado, a fin que tenga energías suficientes para someterse a los debidos entrenamientos.

Entre los útiles adicionales que debe tener para el combate, están las navajas, la vaina que protege provisionalmente la navaja antes de la pelea, las trabas y la soga para amarrarlo.

El “amarrador” es la persona encargada de amarrarle la navaja a su pata, para ello toma la pata izquierda del gallo y sobre la estaca de su pata asegura fuertemente la zapatilla y para tomar bien la “mira” dobla una y dos veces la misma pata, teniendo como nivel visual el codo y cuando precisa el “punto” coloca la navaja para fijarla bien con varias vueltas de una fina y resistente piola encerada.

El “careador” es la persona encargada de sacar al ruedo, a la arena o al palenque, que así se llama la cancha donde va a pelear el gallo que está cuidadosamente cubierto con un colorido pañuelo de seda y espera la llegada del otro contrincante; cuando llega le sacan la cubierta y se carean o dejan que se picoteen, luego vuelven a su puesto y esperan la tabla de pruebas.

El juez sale y marca las dos rayas desde las que deben soltarse los gallos para que peleen, después saca la tabla y toca la campanilla en señal que la pelea debe empezar.

La campanilla tiene un rol importante; suena repetitivamente para anunciar al ganador y suena con tañido fúnebre para señalar al vencido.

Los gallos de pelea son de varios tipos, entre ellos: el ajiseco, el giro, el Carmelo, el negro, el cenizo y el blanco.

Del libro:
“Tradiciones Iqueñas”
Autor: Luis Raúl Flores Tipismana

Ica, Perú 2014

CONCLUSIONES:

“La tradición popular, en la cual confluyen las memorias del pasado de la sociedad humana, es la consigna espiritual, que las generaciones se transmiten para mantener viva la fe en un ideal de justicia, de bondad, capaz de curar los errores de la vida y sin los cuales la vida misma no conocería los procesos de su marcha espiritual”.

La Identidad de las personas, que conviven en una sociedad organizada dentro de los marcos democráticos que nuestra Constitución Política consagra, determina que la identificación de un ciudadano puede darse mediante una partida de nacimiento, una libreta Militar o mediante una libreta Electoral, hoy conocido como el Documento Nacional de Identidad (DNI); y, mediante la historia, la cultura, el idiomas, y las tradiciones y costumbres de un pueblo, de una nación.

De igual manera la identidad de las Naciones y pueblos es determinada mediante símbolos como el Himno, Escudo y Bandera, que fueron creados por las victorias y derrotas, y por el sacrificio de los hombres y mujeres que gestaron y forjaron el nacimiento de una nación, de la patria, libre, independiente y soberana.

El gobierno central, con fecha jueves 7 de enero del 2021, ha emitido el Decreto Supremo que declara el Año 2021 como el “Año del Bicentenario del Perú”, Decreto Supremo No. 01 – 2021 – PCM. , dispositivo oficial que resalta lo siguiente:

Que, las Políticas de Estado del Acuerdo Nacional, referidas al Fortalecimiento del régimen democrático y del Estado de Derecho, y de Afirmación de la entidad nacional, se constituyen en pilares para promover el compromiso de consolidar una nación peruana integrada, respetuosa de sus valores, de su patrimonio milenario y de su diversidad étnica y cultural, vinculada al mundo y proyectada hacia el futuro;

Que, estando próximos a la conmemoración de los 200 años de la independencia del Perú, resulta necesario declarar el año 2021 como el “Año del Bicentenario del Perú: 200 años de Independencia”, frase que debe estar consignada en los documentos oficiales;

Creemos que la Afirmación de la identidad nacional, debe empezar por la Afirmación de la identidad regional, a través de los gobiernos regionales y locales, con una permanente y sólida campaña educativa y de concientización, de la historia, los valores, el folklore, el impulso al turismo y el fomento de las tradiciones y costumbres de todos y cada uno de los pueblos de la costa, sierra y selva del Perú.

Revalorar nuestra historia, nuestra identidad, la memoria colectiva de nuestros pueblos hermanos de la Región Ica y del Perú; significa respetar y defender los escenarios históricos y el legado de nuestros antepasados, y preservar nuestras antiguas tradiciones y costumbres, con la permanente difusión y concientización de las nuevas generaciones de iqueños y de peruanos.

Redescubrir y revalorar nuestra historia regional; entonces, nos permite rescatar y poner en práctica los valores de identidad, patriotismo, trabajo, honestidad, libertad, independencia, responsabilidad, resistencia, fe, devoción, integridad, compromiso y coraje; valores que tenemos que inculcar a nuestros hijos y fortalecerlos con la práctica diaria, con el ejemplo de vida; en el hogar, en el barrio, en el centro de trabajo, en la escuela, en la universidad; identidad y valores, que son nuestras armas con las que nos enfrentamos a todos los males de la sociedad; como la corrupción, las epidemias y pandemias, la desigualdad y la injusticia social.

Ica, viernes, 12 de febrero del 2021

Investigación:
Mag. Juan Carlos Romaní Chacón
Municipalidad Provincial de Ica
Biblioteca Municipal “José de San Martín”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí