[ARTÍCULO] Los jinetes afroperuanos y los caballos de guerra de San Martín – por Juan Carlos Romaní

0
217

“El día 12 el general desembarcó con todo su cuartel general, y se estableció en la gran casa del Marqués de Campo Ameno. Parecía que la presencia del general a la cabeza del ejército era un talismán que inspiraba nuevo aliento y valor en el alma de todos, pues cada vez que se presentaba a la tropa, en los ejercicios, en los cuarteles o en las guardias, se retrataba en sus semblantes la alegría y satisfacción.

Antes de desembarcar el general, había fondeado en Paracas el bergantín Nancy que conducía los caballos del ejército, y dio orden que en el acto se desembarcasen, para que refrescaran en tierra y se repusiesen de las fatigas de la estrechez en que habían pasado más de 25 días: luego no más se trasladaron a Pisco, donde se bañaron en el río, comieron alfalfa en algunos potrerillos que había, y por la noche ya pudieron montarse avanzadas de Granaderos y Cazadores a caballo, que al otro día marcharon a Caucato y Chincha a colectar caballos y ganado.”

Ica, Perú
12 de septiembre del 2020

Investigación:
Mag. Juan Carlos Romaní Chacón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí