Paracas: Operadores turísticos están en la bancarrota y sin trabajo

0
235

La encrucijada del sector turismo en Paracas

“El turismo en Paracas está en quiebra total, pues no hay movimientos turístico desde hace seis meses, todo está paralizado”, manifiestan algunos de los dueños de restaurantes que se encuentran frente a la playa El Chaco, que permanecen sentados, cuidando sus propiedades, mirando el horizonte marino, esperando se levante la cuarentena y se pase a la siguiente fase de reactivación económica para poder reiniciar con sus trabajo de atender a los turistas en lo que era su quehacer diario: alimentación con platos típicos en base a pescado y paseos a las Islas Ballestas o a la Reserva Nacional.

Nada de eso se realiza, el litoral marino de todas las playas de Pisco está vacío. El distrito de Paracas parece una ciudad fantasma, abandonada, sin personas, viéndose solo algunos que pasan en silencio. El bullicio de los visitantes hoy es solo un recuerdo.

El antiguo muelle es utilizado por los pescadores en forma esporádica para desembarcar sus productos. El nuevo embarcadero municipal, lugar de donde partían los turistas hacia las Islas Ballestas, está totalmente vacío; los estibadores que se ganaban la vida llevando los sacos de mariscos, conchas y pescados, hoy andan como almas en pena sin saber qué hacer; los jaladores de turistas se quedaron sin trabajo y están de ambulantes en los mercados de Pisco, al igual que los pilotos de las lanchas y deslizadores. Los dueños de las agencias de turismo han cerrado sus oficinas pues no hay a quién ofrecer sus servicios. Los stands donde se vendían souvenirs y todo tipo de artesanías están cerrados; los restaurantes están practicamente abandonados, muchos de ellos han sido invadidos por gatos y palomas, haciendo sus nidos y covachas; solo quedan los letreros de los que antes ofrecían y los muebles de atención al público hoy sirven para trancar las puertas de los negocios. Todo está paralizado y los empresarios turísticos ya no saben qué hacer.

La alcaldesa del distrito, Rosario Ramírez Gamboa, manifiesta que solo viene cumpliendo las disposiciones del Gobierno central, manteniendo a raya a la población -sobre todo en la playa- con la ayuda de las cámaras de vigilancia, pues nunca faltan personas que quieren darse un chapuzón en la playa, lo que está prohibido, y al ser detectados al momento llegan los serenos con apoyo policial para que se retiren, de lo contrario son multados.

“Los contagios y decesos son los más bajos de la región gracias al apoyo de la población. Sabemos que los operadores turísticos están en la bancarrota, pero no podemos hacer nada mientras no se den las nuevas disposiciones, luego se verá cómo los apoyamos; mientras tanto, solo queda seguir cuidándonos”, manifestó la alcaldesa.

“En lo que respecta a las actividades celebratorias del Bicentenario de la llegada de la Expedición Libertadora a la bahía de Paracas, el 7 de setiembre, y el desembarco del General San Martin el 8 de setiembre, se tenía previsto realizar espectaculares ceremonias cívico – escolar – militar, lo que se estuvo coordinado con las entidades respectivas, pero con la emergencia todo quedó suspendido”, agregó la autoridad edil.

“Tenemos que respetar las medidas sanitarias, por ello todo se resumiría solo a una ceremonia sencilla de izamiento de los símbolos patrios en la Plaza de la Bandera de Paracas y que será trasmitido vía internet al Perú y el mundo, al que invitamos a seguirnos por este medio, porque es necesario dirigir la mirada a nuestra historia para conocimiento de las nuevas generaciones, pues el Bicentenario es la mejor fuente de identidad y de valores para fortalecer una nueva ciudadanía, sin dejar de lado la prioridad que es terminar con el covid-19 que nos ha quitado tantas vidas”, finalizó la alcaldesa Rosario Ramírez, quien no pierde las esperanzas de realizar una mejor celebración y para ello espera la coordinación del Ejecutivo.

Diario La Opinión

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí